El despido objetivo por ineptitud sobrevenida

Despido objetivo ineptitud sobrevenida

Entre las causas que pueden motivar un despido por causas objetivas, el Estatuto de los Trabajadores contempla la llamada ineptitud sobrevenida. En este artículo vamos a explicar en qué consiste esta circunstancia, cuándo se entiende producida y sus consecuencias.

Podemos ayudarle

Somos abogados especialistas en despidos en Murcia. Si necesita un despacho con amplia experiencia en la materia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

¿Qué es un despido objetivo?

Antes de tratar específicamente el despido objetivo por ineptitud sobrevenida, conviene aclarar en qué consiste el despido objetivo.

Pues bien, esta modalidad de despido es aquella que se produce por causas que no guardan relación con un incumplimiento grave y culpable por parte del trabajador (en cuyo caso, se trataría de un despido disciplinario), y que no afecta a un número de trabajadores suficiente como para ser considerado un despido colectivo.

Además, el despido objetivo tiene que estar basado en alguna de las causas tasadas en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, una de las cuales es precisamente la ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida posteriormente a su colocación efectiva en la empresa.

¿En qué consiste el despido objetivo por ineptitud sobrevenida?

El despido objetivo por ineptitud sobrevenida es aquel que se produce debido a que el trabajador ha perdido alguna condición necesaria para llevar a cabo sus funciones adecuadamente, tras haberlas realizado de forma satisfactoria con anterioridad.

Es decir, el despido objetivo puede basarse en la ineptitud sobrevenida del trabajador cuando este ya no puede desempeñar las labores propias de su puesto como se requiere, en un momento posterior a la contratación.

Algunos ejemplos de situaciones que pueden derivar en un despido objetivo por ineptitud sobrevenida son los siguientes:

  • Pérdida de las capacidades necesarias para realizar un trabajo, como puede ser la concentración o la percepción.
  • Retirada de un permiso administrativo necesario para el puesto, como un permiso de conducción.
  • Falta de actualización de los conocimientos necesarios para el desempeño de las labores del puesto.

Características del despido por ineptitud sobrevenida

Para que un despido se pueda basar en ineptitud sobrevenida del trabajador, es necesario que se den las siguientes elementos:

  • Tiene que haber surgido con posterioridad a la colocación efectiva del trabajador en la empresa, ya que, de haberse dado antes, no será causa de despido. Si el empresario renunció al periodo de prueba previsto, tampoco podrá despedir al trabajador por ineptitud sobrevenida.
  • Las circunstancias que lo produzcan tienen que tener su origen en el propio trabajador. Así por ejemplo, podría tratarse del caso de un taxista al que se le retira el permiso de conducir.
  • Debe tratarse de una ineptitud real, y no fingida por parte del trabajador.
  • La ineptitud tiene que ser ajena a la voluntad del trabajador. En un caso así, se podría realizar un despido disciplinario, cuyas consecuencias son diferentes al despido por causas objetivas.
  • Dicha ineptitud tiene que ser permanente, y no una circunstancia puntual.
  • Debe afectar a las tareas esenciales y propias del puesto que ocupa el trabajador, y no a otras de carácter accesorio o que no sean las que realiza habitualmente.

Procedimiento para el despido objetivo por ineptitud sobrevenida

El empresario debe poner a disposición del trabajador la carta de despido, comunicándole la causa en la que se fundamenta el mismo. Al mismo tiempo, tiene que pagarle una indemnización equivalente a 20 días de salario por cada año de servicio, con prorrateo de los periodos inferiores al año y con un máximo de 12 mensualidades.

La carta de despido debe ser entregada al trabajador con una antelación mínima de 15 días. Dicho de otro modo, el despido no podrá ser efectivo hasta 15 días después de recibida esta comunicación.

Además, el trabajador tendrá que recibir una propuesta de finiquito, si bien es posible que no se le entregue el mismo día en el que se le notifique el despido, sino aquel en el que el mismo se haga efectivo.

En caso de que el trabajador no esté de acuerdo, ¿Qué puede hacer?

Si el trabajador despedido por ineptitud sobrevenida no está conforme con el despido, puede impugnarlo. Para ello, lo primero que tendrá que hacer será presentar una papeleta de conciliación ante el servicio de mediación, arbitraje y conciliación de la comunidad autónoma correspondiente (en función de la región de la que se trate, puede recibir un nombre u otro). El plazo es de 20 días hábiles desde la fecha de efectos del despido.

La finalidad de presentar la papeleta de conciliación es que se celebre un acto de conciliación, para intentar que la empresa y el trabajador lleguen a un acuerdo. Si dicho acuerdo no se produce, el trabajador podrá presentar una demanda ante el juzgado de lo social, pudiendo elegir entre el que corresponda al lugar de prestación de los servicios o al domicilio del demandado.

Durante el propio procedimiento judicial se intentará, de nuevo, que las partes lleguen a un acuerdo. De lo contrario, este finalizará con una sentencia que declarará el despido procedente o improcedente.

Si el despido es improcedente, el empresario tendrá que elegir, en un plazo de 5 días, entre readmitir al trabajador o pagarle una indemnización de 33 días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos inferiores al año y con un tope de 24 mensualidades.

En su caso, el tiempo trabajado antes del 12 de febrero de 2012 se indemnizará con 45 días de salario, prorrateándose por meses los periodos inferiores al año y con un tope de 42 mensualidades.

Concertar cita
Puede llamarnos al 968 73 35 10 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.

    Al contactarnos acepta que tratemos sus datos según nuestras Condiciones de Uso y Privacidad. Más informaciónLos recogemos para responder su consulta, siendo la base legal nuestro interés legítimo en atender y responder a nuestros usuarios. No compartiremos sus datos con terceros, salvo obligación legal. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.

    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en Derecho Laboral
    Facilidades de pago
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?
    C/ Portillo de San Antonio Nº6 8ºA 30005 Murcia, Región de Murcia 968 73 35 10 [email protected]